tengo un gato resfriado

  ¿Mi gato está resfriado?

Nuestros gatos se resfrían y cogen catarros. A menudo es debido a una bajada brusca de temperaturas, pero también puede deberse a alguna enfermedad subyacente. Afortunadamente, en la mayoría de los casos no se trata de nada grave, pero en otros no nos quedará otra que llevarlo al veterinario para que lo examine.

En casa tenemos que cuidar a nuestro gato resfriado para que no pase frío, pero con algunos remedios seguro que le haremos sentir mucho mejor.

¿como es un gato resfriado?

El resfriado es una enfermedad infecciosa normalmente de origen vírica que afecta al sistema respiratorio superior. Sus ‘víctimas’ son las personas, los perros, y por supuesto los gatos, entre otros. Dura aproximadamente una semana. No tiene cura ni existe vacuna que lo prevenga, pero los síntomas se suelen resolver por sí solos al cabo de unos días.

Síntomas de un gato resfriado

 

Esta es una enfermedad muy fácil de identificar. Los síntomas que presentan los gatos son prácticamente los mismos que podemos tener nosotros. A saber:

  • Secreción nasal: Cuando el virus ya ha entrado en el organismo del gato, una de las primeras cosas que hace es irritar el revestimiento nasal. Para protegerse, el cuerpo produce moco que el animal expulsará a través de los estornudos.
  • Estornudos: este es un reflejo involuntario para expulsar cuerpos extraños. Tu gato lo hará varias veces a lo largo del día mientras se encuentre enfermo.
  • Respiración por la boca: a medida que las fosas nasales se inflaman y se obstruyen por los mocos, el gato se ve obligado a respirar por la boca.
  • Pérdida de apetito: al tener las fosas nasales obstruidas, le va a costar más sentir el olor de los alimentos, por lo que es posible que empiece a comer menos.

Cuando la enfermedad sigue avanzando, aparecerán estos otros síntomas:

  • Dificultad para respirar: en casos graves, los pulmones se llenan de líquidos y el gato tiene muchos problemas para respirar normalmente.
  • Cambios en la mucosidad: si el moco se vuelve de colores más oscuros y más espeso, es porque el resfriado común ha pasado a ser una infección bacteriana muy contagiosa.
  • Fiebre: la temperatura normal de un gato se sitúa entre los 37’7ºC y los 38’9ºC. Si es superior, es porque tiene fiebre.

 

Enfermedades del aparato respiratorio de un gato resfriado.

Rinitis: Los estornudos, mucosidad o sacudida de la cabeza son frecuentes síntomas de una rinitis que puede tener un origen viral, bacteriano o alérgico. También la causan cuerpos extraños, tumores o problemas dentales de los caninos superiores.

Faringitis/Laringitis: Una inflamación de la zona faríngea empieza habitualmente por una irritación por causas ambientales como un golpe de aire frío. Tos, voz ronca o raspados de garganta pueden ayudar a detectarlas.

Neumonía: Es una enfermedad que cuesta detectar ya que a menudo se aprecia solamente decaimiento del animal, poco apetito, dificultad para respirar. Si los bronquios no están afectados la tos no aparece y puede ocultar un problema grave.

ver:mascotaking.com



Remedios para curar a un gato resfriado

Ahora que sabemos en qué consiste el resfriado y qué lo puede causar, es momento saber qué podemos hacer para ayudar a nuestro amigo a sentirse mejor. Es importante que sepas que, al no haber vacuna contra el virus, el tratamiento sólo consiste en aliviar los síntomas y en tratar de que el gato esté lo mejor posible. Dicho esto, aquí tienes unos cuantos remedios que de buen seguro le servirán para sentirse bien:

Calor

Tu gatito se alejará instintivamente del frío, por lo que sin duda una de las primeras medidas que debemos tomar es la de mantener un hogar temperado. Mantén las ventanas cerradas, y al gato alejado de las corrientes de aire.

Si es de una raza que no tiene pelo, como el Sphynx, abrígalo con ropa para gatos para que no pase frío. Asimismo, es muy recomendable que permanezca en una cama tipo cueva, ya que éstas mantendrán al animal mucho más protegido; si no tienes, pon la calefacción en una habitación cerrada, y llévalo allí al cabo de unos minutos. Otra opción es taparlo con una manta.

Comida  

Un gato resfriado, al no poder respirar normalmente debido a la mucosidad, tiene dificultades para identificar el olor de su comida. Cuando está enfermo, es probable que deje de alimentarse con las mismas ganas que antes, pero esto tiene fácil solución: las latas para felinos. No sólo son mucho más fáciles de comer, sino que son más sabrosas y, sobretodo, olorosas. Seguro que no podrá resistirse a ellas.

Otro punto importante que no podemos olvidar es el de la ingestión de líquidos (agua). Para una pronta recuperación debe de beber mucha. Siempre ha de estar limpia y cristalina, ya que de lo contrario no la probará. Aún así, si ves que no bebe, puedes darle caldo de pollo.

Baños de vapor

Un eficaz remedio para el moco fluya y se lo puedas quitar con facilidad con un pañuelo es el de abrir el grifo de agua caliente de la ducha y dejar que el baño se impregne de vapor. Una vez esté, dejaremos al gato dentro durante 15 minutos.

Evitaremos enfermedades respiratorias siguiendo algunos consejos prácticos:

 

• Vacunar al gato frente a todas las afecciones respiratorias.

• Evitar la masificación; las concentraciones de gatos favorecen la enfermedades.

• Vivir en un entorno aireado a una temperatura de confort.

• No exponerlo al humo.

• Alejarlos de los aerosoles o productos como aerosoles con olores fuertes como pinturas o presencia de mucho polvo.

•Prohibir su exposición en el exterior en invierno cuando ha estado en el interior cerca de un punto de calor.

• Mantener el cajón en el interior durante el invierno.

Ver:Salud y Nutrición

Consejos para mantener a un gato resfriado

Pasos a seguir:
1

Si tiene mucho moquillo, límpiale esa mucosidad con un algodón o paño limpio. También puedes hacerlo con una gasa esterilizada. Si la mucosidad es seca, humedece el paño con suero fisiológico o agua y límpiale con suavidad, después sécala para que no se le agriete.

2

Si a tu gato, a causa de la mucosidad se le agrieta la nariz, o ves que le escuece puedes untarle un poco de vaselina para niños para que se le suavice.

3

Lleva a tu gato al cuarto de baño y deja el grifo abierto con el agua caliente unos 10 o 15 minutos. El vaho que producirá el agua ayudará a mejorar la respiración de tu gato.

4

Si tu gato siente desgana debes estimular su apetito. Puedes estimularlo con alimentos que huelan algo más fuerte, ya que necesita oler bien para comer y quizá la mucosidad no le deje oler bien su pienso seco. Prueba con bocaditos de pescado o carne en gelatina para gatos, pues tienen más olor y seguro que le encantará.

5

Si el resfriado le ocasiona conjuntivitis, límpiale los ojos con gasitas y suero fisiológico. Si ves que la conjuntivitis empeora, acude al veterinario.

6

Asegúrate que tu gato toma agua limpia y fresca, es imprescindible que esté bien hidratado. Puedes ofrecerle caldo de pescado o de pollo para estimular su hidratación.

7

La mejor cura para el resfriado de tu gato es la prevención, aunque ya esté vacunado. Hay enfermedades que no se pueden prevenir, pero otras sí. Evita que tu gato se exponga a cambios bruscos de temperatura o que pase frío.

8

Si no tiene ganas de juego, no le obligues ni le agobies, déjale que descanse para recomponerse de su mal cuerpo.

9

Si han pasado 4 o 5 días y tu gato no mejora, llévale al veterinario para que evalúe su estado de salud.

 ver:Mascotas.




Pide información sobre el servicio de: Asistencia en viaje para tu mascota, en:  traveldog@traveldog.es

Dejar un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con “*”

*